¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN PODEMOS?
 
 

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN PODEMOS?

 
Publicado el 06 de Febrero 2017
 
 

A pocas jornadas del aquelarre o el exorcismo -ya veremos- de PODEMOS y Cía. en Vistalegre, traslación plástica del partido asambleario, aunque nos parezca que en realidad solo es postureo, algunos pronostican la implosión de la burbuja política surgida del espaldarazo mediático y del hartazgo de una parte importante de la opinión pública con el duopolio PP-PSOE.

Confieso, quizás por ser solo un analista aficionado que atiende a los hechos y no a las filtraciones interesadas, alejado de la pomada, que hasta hace unos días creía que Iglesias y Errejón no eran más que el dúo necesario para mantener un postureo bifronte de cara a la galería y a la necesidad de cohesionar las diversas facciones de la coalición. Hoy ya no estoy tan seguro.

PODEMOS, hasta hoy, es la amalgama de un mundo disperso de izquierdistas situados más allá del PSOE e IU -algunos porque no tenían cabida en esos aparatos- que se pasaban el día entre la acción callejera y las trifulcas ideológicas de la izquierda de los setenta, donde podía correr la sangre entre maoístas,  comunistas, marxistas leninistas, estalinistas de salón, ácratas de toda condición... un mundo en el que ser calificado de traidor a la multiortodoxia era lo habitual. Antisistemas varios que tenían como nexo eso, ser antisistema, pero que si derribaban el sistema lo más probable es que acabaran enfrentados desde el minuto uno.

Con esos mimbres y recuperando el viejo mantra de que la izquierda sistémica (PSOE e IU) no era más que un puñado de burgueses reciclados, los "universitarios", expertos en metapolítica, neomarxismo y sociología, decidieron hacer un partido desde arriba gracias a la visibilidad mediática de Pablo Iglesias. La necesidad, la conciencia de que como grupúsculos poco tenían que hacer más allá de quemar contenedores y ejercer de antifascistas o perroflautas, junto con la posibilidad de obtener cotas de poder y legitimación, llevó a todos a aceptar la unificación en PODEMOS, Mareas y marcas blancas. Como buenos marxistas los universitarios creyeron que ese modelo podía transformarse en el Partido, como en los viejos tiempos, y que la convergencia se transformaría en unidad pues separándose el camino hacia el poder se  cerraría.

Hoy PODEMOS es una olla de grillos donde abundan las sesudas y metapolíticas discusiones sobre el mañana anticapitalista o lo que sea. Contaba a su favor PODEMOS con un banquillo sin desavenencias, hasta convertían en virtud lo que se podría denominar "liderazgo múltiple no competitivo". Fórmula que había funcionado y que además tenía la virtud de dar voz a las diferentes sensibilidades. El talón de Aquiles no era otro que el modo de compaginar la dirección centralizada que demanda la opción ideológica de sus dirigentes con el modelo asambleario de círculos y consejos que trasladaba el poder a las bases. Por el contrario su fortaleza parecía devenir de la coincidencia en un macizo ideológico común.

¿Qué ha cambiado?¿Están realmente enfrentados Iglesias y Errejón? Lo que les ha cambiado es la posibilidad de poder. O, mejor dicho, el viejo enfrentamiento entre revolucionarios y pactistas. Iglesias sigue queriendo asaltar el cielo, Errejón pactar con el PSOE para llegar al poder. Uno quiere mantener el radicalismo al entender que eso es lo que convierte a PODEMOS en atractivo, pero situándose en la izquierda sin disimulo y abandonando los tintes transversales iniciales. El otro, quiere un PODEMOS que sea uno más, homologable al resto de la izquierda y que mantenga una cierta dosis de transversalidad para ampliar la base electoral sin que ello se focalice en quitarle los votos al PSOE o destruir a PSOE; lo que para los otros conducirá a la tentación de hacer un PODEMOS que será un partido más del sistema.

Lo que se va a decir en Vistalegre es eso -Garzón anda rezando para que ni le nombren-, el modelo que seguirá PODEMOS y la necesidad de estructurarse como partido disciplinado. Lo que por otro lado permitirá atrasar el programa de propuestas que en teoría iba a ser lo fundamental de Vistalegre.

En este marco, Errejón e Iglesias se han declarado incompatibles porque sus proyectos de PODEMOS lo son. Probablemente se impongan las tesis de Iglesias. Probablemente, unos días después, ambos se den un abrazo como el de Vergara.

 
 
 

ENLACES

 
 
 
 
 
 

CAMPAÑAS

 
 
 

CATEGORÍAS

 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, aceptas su uso. Para más información consulta nuestra política de cookies