La PAtria no tiene precio
 
 

La PAtria no tiene precio

 
Publicado el 26 de Junio 2015
 
 

Lo que de verdad urge es cambiar el equivocado modelo no centralizado.

No son pocos, y entre ellos me encuentro, los que han planteado la necesidad de abordar la reforma constitucional en sentido contrario al que comúnmente se anuncia. Uno de los errores de 1978 fue el título VIII de la Constitución, que puso en marcha el proceso de desvertebración nacional que ha acabado en puro secesionismo, además de haber creado un auténtico agujero negro en las cuentas públicas. La debilidad y tibieza del actual Gobierno, así como la connivencia para no cambiar la ley electoral, ha dado un inusitado valor a quienes aspiran a desgajar, para beneficio propio, partes consustanciales de España amparándose en un ilegítimo “derecho a decidir”. La Patria, como afirma el Papa Francisco, no es propiedad de esta generación, “es lo recibido de los padres y lo que has de entregar a los hijos, la Patria o mantiene su ser o muere… la Patria debe ser entregada acrecentada pero no adulterada”.
Aunque parezca un contrasentido, los elementos de autodestrucción que ha generado el sistema autonómico, muy acusados en aquellos lugares en los que el separatismo, gracias a la abdicación del Estado, ha hecho presa, está dando al Gobierno una oportunidad única para invertir la situación. Sin embargo, resulta evidente que el gobierno, en vez de iniciar un proceso de restauración y regeneración nacional, acorde con el amor a la Patria –deber de razón y de Credo– prefiere contemporizar comprando tiempo a precio de Euro y nuevas concesiones económicas. Todo ello cuando lo que de verdad urge es cambiar el equivocado modelo de descentralización. Ese que está haciendo posible que los españoles seamos desiguales en derechos y que muchos miren hoy con recelo los elementos que nos identifican, nos cohesionan y nos integran como nación.
 
 
 

ENLACES

 
 
 
 
 
 

CAMPAÑAS

 
 
 

CATEGORÍAS

 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, aceptas su uso. Para más información consulta nuestra política de cookies