Algunas apreciaciones necesarias para entender la guerra en Siria
 
 

Algunas apreciaciones necesarias para entender la guerra en Siria

 
Publicado el 11 de Septiembre 2015
 
 

Dice De Prada, entre otras cosas (La sangre de los sirios): “Es, en verdad, diabólico que se nos presente este éxodo trágico como un dilema moral irresoluble al que los europeos debemos hacer frente, eligiendo entre el buenismo filantrópico y la dureza de corazón, mientras se nos escamotean las causas del mismo. Y, con las causas, la complicidad de los gobiernos europeos en la catástrofe que ahora se desmanda. Porque, para explicar lo que en estos días sucede, hay que empezar explicando que existía un país musulmán llamado Siria donde la minoría cristiana era respetada y donde las intemperancias del islamismo habían sido embridadas; un país soberano que había decidido entablar alianzas económicas, políticas y militares con países vecinos que el Nuevo Orden Mundial quiso impedir a toda costa, puesto que desafiaban sus planes para la región, que exigen sumisión plena a las directrices del anglosionismo. De este modo, un país pacífico, regido por un dictador relativamente benévolo, fue convertido en un polvorín: el Nuevo Orden Mundial armó a «rebeldes» y «opositores» (así se designaba entonces a los fanáticos mahometanos que ahora reciben el nombre de «yihadistas»), presentándolos ante las masas cretinizadas como «opositores de Al Assad»; y no sólo los armó, sino que los aprovisionó, los dotó de apoyo logístico, les proporcionó la ayuda de sus servicios de inteligencia”.

De Orella (¿Quiénes mecen la cuna del conflicto sirio?) subrayamos: “…Los poderes económicos europeos que han apoyado las medidas antinatalistas en el continente, se maravillan de la masa juvenil  que huye de ser reclutada en su país para luchar, y aspira a que se integre como mano de obra superbarata en la UE… no se explica que las mafias orienten esta masa humana a través de Turquía hacia Europa, estando el paraíso petrolífero tan cerca, donde una sociedad islámica suní recibiría con los brazos abiertos a sus hermanos de religión… los países surgidos hace un siglo del desmembramiento del Imperio Otomano, parecen disolverse por la injerencia de los expertos internacionales. Iraq cimenta cada vez más una tripe realidad kurda, chií y suní, ésta última en manos del Daesh…”

 

Al hilo de los artículos, recordamos que España es la única nación de la OTAN que, quitándolos del Estrecho de Gibraltar, mantiene desplegados misiles Patriot en defensa de Turquía; o, peor, en contra de Siria.

Rememoremos también que estos refugiados acceden a Europa a través de Turquía y Grecia, miembros de la OTAN y tradicionales enemigos, se coordinan en esta ocasión y los traspasan a otros estados. Así como que en la frontera del Líbano con Israel, en una misión ONU que consagra “de facto” las ocupaciones israelíes, desde donde se infiltran “opositores al régimen sirio”, un soldado español murió por el disparo en puntería directa de un carro judío.

Tengamos también presente que hay muchos indicios para pensar que sigue vigente la “Doctrina Carter”, inspirada en 1980 por Zbigniew Brzezinski (un analista político norteamericano de origen judío y actual consejero de Obama), la cual tenía como objetivo la implantación en Oriente Próximo y Medio del llamado “caos constructivo”, para  lograr la instauración inestabilidad  y violencia en la zona, y originar un  caos que  se  extendería desde el Mediterráneo  a Afganistán-Paquistán.

 
 
 

ENLACES

 
 
 
 
 
 

CAMPAÑAS

 
 
 

CATEGORÍAS

 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, aceptas su uso. Para más información consulta nuestra política de cookies