3. PARA DAR UNA OPORTUNIDAD A LA FAMILIA
 
 

3. PARA DAR UNA OPORTUNIDAD A LA FAMILIA. POR EL DERECHO DE LOS PADRES A DECIDIR SOBRE LA EDUCACION DE SUS HIJOS


AES hace de la defensa de la Familia uno de sus grandes objetivos.

AES entiende y defiende como Familia, exclusivamente, la fundada en el matrimonio monogámico entre personas de sexo opuesto con vocación de procreación y estabilidad, manifestación natural y primera de las relaciones humanas y pilar de la sociedad.

AES estima que la Familia constituye el gran baluarte para la defensa y continuidad de nuestra sociedad; además de convertirse, en los momentos de crisis frente a la ineficacia del Estado, el gran seguro para millones de españoles.

AES pedirá la implantación de políticas de discriminación positiva a favor de las familias, brindándoles la necesaria protección económica, social y jurídica.

 Para dar una oportunidad a la Familia
La Familia, manifestación natural y primera de las relaciones humanas, está sufriendo, en los últimos años, un proceso de destrucción impulsado desde los poderes públicos. La familia es, para socialistas y populares, una mera acepción bajo la que se reconoce la existencia de diversos modelos familiares que, por tanto, deben contemplarse de igual modo.

AES defiende la Familia resultante de la unión de un hombre y una mujer, en el seno del matrimonio, con vocación de procreación y estabilidad.

AES denuncia las uniones homosexuales por ser contrarias al Orden Natural; estas uniones, sean o no reconocidas jurídicamente por la legislación vigente, no pueden ser equiparadas al matrimonio, ni suplantarlo. En consonancia tampoco pueden obtener la consideración o la equiparación a la Familia.

El proceso de desintegración de la Familia se ve impulsado por la puesta en marcha de políticas de trivialización del matrimonio, por la aprobación de leyes como la del denominado divorcio exprés, por la falta de apoyos económicos que permitan consolidar los proyectos de familia que con ilusión inician miles de jóvenes, por la falta de ayudas a la natalidad, por la dificultad en el acceso a la Vivienda, por los intentos de limitar el derecho de los padres a escoger la educación que quieren para sus hijos... por la proliferación de la denominada ideología de género y del feminismo. Factores que han conseguido que en España el número de rupturas familiares al año se aproxime, dramáticamente, al número de matrimonios. Debemos subrayar que en los últimos veinticinco años se han destruido más de un millón de familias; que en los últimos diez años el número de divorcios se ha triplicado, con la consiguiente proliferación de las familias desestructuradas en las que los hijos se convierten, en muchas ocasiones, en víctimas colaterales.

AES no ignora la depreciación social de la Familia y las trabas a las que se enfrentan los jóvenes matrimonios para desarrollar su proyecto de vida familiar; dificultades que se agravan cuando se decide tener un hijo. En España, el 60% de las mujeres considera que tener un hijo es un obstáculo para su vida profesional, muchas experimentan la frustración de no poder alcanzar el número ideal de hijos que ellas mismas cifran en dos; casi el 10% de las mujeres estiman que son discriminadas por su embarazo, siendo cotidianos los casos en que esta apreciación se hace evidente. Lo que viene a indicar el limitado avance que han supuesto las leyes de conciliación de la vida laboral y familiar. AES llevará a las instituciones propuestas radicales para hacerla realidad.

AES quiere que la protección, defensa, impulso y promoción de la Familia constituya uno de los ejes de la Política Social española y recuerda que el problema de la Familia no se soluciona creando nuevos e inútiles entramados burocráticos. AES propondrá:

1º. La creación del “crédito matrimonial” para jóvenes con rentas totales inferiores a los 30.000 euros anuales.

2º. La elaboración de un Plan de Ayuda a las Familias que establezca ayudas al transporte, la educación y la sanidad en aquellas prestaciones no cubiertas por la Seguridad Social. Ayudas que serán progresivas en función del número de hijos.
       
3º. La práctica de políticas de discriminación positiva, tanto en materia fiscal como social, en favor de las familias que deseen tener hijos, aplicando una escala creciente de estas ayudas en proporción al número de hijos. Así propondremos que:

  • Primero: la cuota estatal del IRPF se reduzca en un 20% (por vía de deducción por descendientes) por el segundo y posteriores hijos, con un límite máximo de 2.000 euros por hijo.
  • Segundo: se establezca una deducción especial por primera vivienda para los matrimonios jóvenes (menores de 35 años) o familias numerosas; ya sea desgravando un 5% del importe destinado a su adquisición o del alquiler pagado por la vivienda habitual.
  • Tercero: en tanto en cuanto no se elimine de forma definitiva y total el injusto Impuesto de Patrimonio, tal y como se ha anunciado, se proceda a elevar el mínimo exento en cien mil euros por cada hijo a partir de dos, aplicándose a cada uno de los progenitores.

4º. La creación de un Plan Especial de Ayuda, en colaboración con las Comunidades Autónomas, destinado a ayudar a los padres de Familia numerosa en los casos de desempleo e incapacidad laboral. Esta ayuda alcanzará hasta el 20% de la última base cotizada para los trabajadores en el régimen General y hasta un 35% del Salario Mínimo Interprofesional para los autónomos. Se extenderán, íntegramente, las coberturas por desempleo para padres de familia numerosa hasta cincuenta meses, dándoseles preferencia en la política de empleo estableciendo bonificaciones en la Seguridad Social para las empresas que los contraten.

5º. Habilitar en los Presupuestos partidas, a complementar por las Comunidades Autónomas, para el pago del Salario de Natalidad. Éste alcanzará el 100% del Salario Mínimo Interprofesional o el 30% del último salario, si éste fuese superior. En el caso del tercer o posterior hijo, mientras la madre no se incorpore a la vida laboral o siga teniendo dos hijos menores de edad, se percibirá el 100% del SMI.

6º. La promoción de iniciativas que regulen la situación laboral de las madres que decidan dedicarse, durante la infancia, al cuidado de sus hijos y faciliten el ulterior retorno al mundo laboral.

7º. El desarrollo de normas que permitan la conciliación de la vida laboral y familiar, entendiendo que éstas deben mantenerse hasta el fin del tiempo obligatorio de escolarización y estableciendo las lógicas contrapartidas de compromiso.

8º. La protección laboral absoluta de la mujer embarazada. Se declarará nulo el despido que un empresario efectúe por tal circunstancia. Tales hechos se tipificarán como falta muy grave, siendo sancionado por la Inspección de Trabajo con sus correspondientes efectos económicos.

 Apoyo a las familias que quieran adoptar.
AES impulsará una reforma que aligere las trabas burocráticas que eternizan los procesos de adopción, limitando de forma drástica los impedimentos que la coartan; apoyará, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, a las familias que quieran adoptar niños en el extranjero.

AES promocionará la adopción como una alternativa al aborto, articulando políticas de acompañamiento para mujeres con embarazos no deseados; procurando conseguir, mediante ayudas, que las madres decidan seguir adelante con sus hijos.

Apoyo a las familias con discapacitados y dependientes.
AES propondrá que el Estado desarrolle un Plan de Servicios y Financiación que mejore la situación actual de las prestaciones que reciben estas familias.

AES defenderá la creación de una Carta en la que figuren los servicios que el Estado y las Comunidades Autónomas cubrirán en hospitales, centros especializados y en el propio hogar.

AES exigirá el desarrollo y ampliación inmediata de la actual Ley de Dependencia. AES denunciará la carga de propaganda y demagogia que comporta una ley cuya aplicación global se demorará hasta el año 2014; cuya aplicación práctica choca con un impenetrable muro burocrático convirtiéndola para muchos ciudadanos en ineficaz. AES abogará por un control absoluto por parte del Estado de las prestaciones y ayudas que se otorguen, impidiéndose así que se produzca una discriminación de hecho entre los españoles en función de la Comunidad Autónoma en la que residan. Los criterios, prestaciones y ayudas deben ser los mismos en toda España.

 Para garantizar el derecho fundamental de los padres a decidir sobre la Educación que quieren para sus hijos.
El Estado tiene que respetar y hacer posible el derecho de los padres a elegir la Educación que desean para sus hijos. Elección que debe realizarse desde la libertad: libertad económica y libertad de disponer de centros en consonancia con el ideario que consideren adecuado.

AES entiende que la libertad de elección, en función del derecho de los padres a escoger, se encuentra condicionada por el actual modelo educativo y por el sistema de conciertos económicos.

AES entiende que la red educativa tiene que ser lo suficientemente amplia y flexible como para ser capaz de adecuar la oferta a la demanda de los padres; única forma de garantizar el derecho a escoger sin interferencias de la Administración.

AES entiende que la única fórmula capaz de hacer posible la libertad, y por ende garantizar el derecho de los padres, especialmente cuando sufrimos la tentación totalitaria del Estado y la dislocación de nuestro modelo educativo, es utilizar el recurso del Cheque escolar. De este modo, la financiación derivada de la matrícula llegará a los centros de la mano del escolar y no de la Administración, haciendo a los padres realmente independientes de ambos.

El valor del Cheque escolar será el equivalente al importe que actualmente reciben los centros escolares por alumno. La ayuda económica se obtendrá como deducción comunitaria en la cuota del IRPF, que generará, en todo caso, el derecho a su devolución. Las familias con base imponible conjunta inferior a 60.000 euros anuales podrán solicitar el anticipo de la devolución mediante abono en cuenta por trimestres anticipados. En el caso de Familias numerosas, con más de tres hijos, para el cuarto hijo y siguientes, con independencia si están o no en el mismo centro, la subvención llegará al 100% del importe de la educación y comedor.

La aplicación del modelo de Cheque escolar en ningún modo supondrá una disminución o una sustitución de la política de becas. Las becas se orientarán a cubrir los costes suplementarios (manutención, transporte, material escolar…) o el diferencial de matriculación y anualidad en caso de familias con escasos recursos.

El Cheque escolar tendrá efectos positivos sobre la calidad de los centros y el incremento de la oferta educativa.

AES pedirá, allí donde sea necesario, la modificación de los criterios de adscripción de centro para favorecer el derecho a escoger.

AES demandará la apertura de nuevas guarderías, públicas o concertadas, adscritas a la red escolar, sujetas a la inspección educativa, que contribuyan a hacer real la conciliación laboral y familiar.  La aplicación del Cheque escolar a las guarderías incentivará su creación y solventará los problemas que sufren muchísimos matrimonios jóvenes de clase media, al no encontrar plaza para sus hijos en centros públicos, debido a que éstas son acaparadas por parte la población inmigrante, al reducirse, significativamente, por efecto de su situación socioeconómica los mínimos económicos para optar a ellas. 

AES, en todo momento, defenderá en las instituciones el Derecho a la educación religiosa y moral de los hijos.

AES llevará a las instituciones el reconocimiento de la Objeción de conciencia para padres, profesores y alumnos frente a asignaturas de carácter o contenido ideológico, como “Educación para la ciudadanía”, porque sin el consentimiento explícito de los padres nadie puede interferir en la educación de los hijos.

 

Descargas

AES_Programa_politico.pdf

 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, aceptas su uso. Para más información consulta nuestra política de cookies