1. PARA DEFENDER NUESTRAS RAICES CRISTIANAS
 
 

1. PARA DEFENDER NUESTRAS RAÍCES CRISTIANAS


AES nace con el firme propósito de hacer discurrir su caminar político al servicio de las verdades eternas que surgen del reconocimiento expreso de la Ley de Dios, en la que buscará su inspiración permanente.

AES considera al hombre como ser trascendente, eje del sistema político, social y económico. La dignidad, la integridad y la libertad son derechos inalienables que deben ser protegidos y fomentados basándose en la Ley Natural, en la Moral objetiva y en la Doctrina social católica.

AES considera que los Principios y Valores de la civilización cristiana, base y raíz de la sociedad  occidental, no están subordinados al signo cambiante de los tiempos, teniendo  validez permanente y universal. Ha sido el progresivo abandono de esos Valores y Principios lo que ha abierto el proceso de degradación de una sociedad en la que pesan cada vez menos. A ello han contribuido unas clases dirigentes que han optado, unos porque ese es su proyecto y otros por su incapacidad de enfrentarse al falso progresismo, por contribuir a su proscripción; por su reducción a meros aditamentos culturales de un orden de referencia lejano, socavándose así nuestras señas de identidad.

Desde una perspectiva de la Filosofía de la Historia -abstrayéndonos del día a día y visualizando históricamente las secuencias de hechos- podría compararse, quizá, este tiempo con el derrumbe y últimos años del Imperio Romano, pues se siente como toda una crisis de civilización se abate sobre Europa.

AES entiende que el relativismo moral y el laicismo, que por coherencia y objetivo tiene que ser radical y agresivo, están laminando la esencia misma de la democracia y las raíces cristianas de España.

AES asume que trabajar para dar continuidad a los Principios y Valores fundamentales de la civilización occidental y cristiana, constituye uno de los objetivos fundamentales de la acción política.

AES, en su caminar por la vida pública, buscará reintegrar la dimensión espiritual, la dimensión de lo sagrado, a la vida pública y a la sociedad. Nos proponemos, como propugnaba el filósofo Jurgen Habermas, recuperar los Valores procedentes de la Religión para injertarlos, de nuevo, en el sistema político.

AES utilizará todos los recursos a su alcance, recurriendo a los Tribunales si fuera el caso, para hacer frente al llamado laicismo radical, a los insultos y ofensas que se produzcan contra el cristianismo en general y el catolicismo en particular.

AES denunciará, constantemente, la persecución y marginación que millones de cristianos sufren en el mundo; países, como sucede en los islámicos, en los que la conversión cuesta la libertad o la vida.

 

Descargas

AES_Programa_politico.pdf

 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, aceptas su uso. Para más información consulta nuestra política de cookies